“Estas restricciones resultan inquietantes porque es una parte de la clase política- la misma que intenta, positiva y aceleradamente transparentar sus actividades, sus conflictos de intereses y sus prácticas, votando leyes de la agenda de transparencia y probidad de la actividad- la que prohíbe mostrarlo todo en diálogos, a veces de interés trascendente”

Censura sutil
El poder fiscalizador de una cámara de TV

Los últimos debates televisivos en Estados Unidos hacen palpable en las esquinas de nuestras piezas la mala conciencia con que la clase política criolla enfrenta sus propios debates políticos exhibidos por televisión. El debate del veterano de guerra versus el hombre de color, como nombran los franceses a los que no son blancos, revela entre otras cosas la infinita opacidad de los debates presidenciales nacionales y de los que difunde el Canal de la Cámara de Diputados. En ambas vitrinas políticas en los últimos 4 años han estado prohibidos los contra planos -las tomas de reacciones de quienes escuchan o de quien habla desde otro ángulo que el frontal- es decir la clase política ha desarrollado algo distinto a la televisión más cercano al teatro, desterrando así el elemento inmanente al lenguaje televisivo, el más trascendental de todos los recursos: el contra plano.
Los comandos electorales de los candidatos presidenciales y a su vez el reglamento del canal de la Cámara tienen prohibido o al menos en un desuso preocupante ese elemento de la escritura televisiva que es el contra plano. Se privilegia el plano general de un decorado, que en Chile casi siempre es el resultado de la política de ahorro de algunos ejecutivos de turno y que alcanza los podios y micrófonos televisivos. Habitualmente, el plano medio se usa para mostrar la seriedad del candidato, el primer plano para recordarnos que el debate tiene un director que algo de interés tiene en el tema y el contra plano se usa para recordarnos que todo es real, que no es un comercial o parte de la franja política, en el fondo que no es publicidad y menos relaciones públicas. Pero en la elite de nuestra clase política existe la convicción de que el contra plano debe prohibirse porque, a juicio de los comandos electorales las audiencias no serán capaces de editorializar ni digerir un bostezo, una mirada crítica, una sonrisa cínica ante alguna demagogia imperial del contendor que se expresa.
Estas restricciones resultan inquietantes porque es una parte de la clase política- la misma que intenta, positiva y aceleradamente transparentar sus actividades, sus conflictos de intereses y sus prácticas, votando leyes de la agenda de transparencia y probidad de la actividad- la que prohíbe mostrarlo todo en diálogos, a veces de interés trascendente. Algunos Diputados hemos presentado propuestas para reinstalar el sentido común televisivo, incluso pensando no sólo en la necesidad de un mayor escrutinio público, sino que en nuestra propia conveniencia, puesto que al mejorar la calidad de los planos, de la información, de la dramaturgia del debate, entonces también aumentaremos, quizás, el rating y la participación del público será una aspiración no utópica.
Desgraciadamente, nuestras mociones han sido ignoradas en su momento y hasta el día de hoy se perpetúa la restricción en los debates en nuestro propio medio de comunicación, en nuestra vitrina institucional- como es el canal de la Cámara de Diputados.
Lo anterior resulta preocupante si se considera que la clase política a la que pertenezco, fiscalizadora también a veces, no se someta a la lupa de la televisión, el medio más apreciado por los chilenos.
En resumen: no me parece que en los debates presidenciales, es decir cada 4 o 6 años, comandos electorales paranoicos impongan reglas anti televisivas y que algunos canales de televisión acepten omitir a elementos del lenguaje televisivo como son los ángulos de cámara, tan significativos como pueden serlo una palabra o una frase. Los poderes del Estado, no debieran por omisión, acción o desconocimiento del tema, diariamente recurrir a este tipo de censura sutil e inaceptable.

Marco Enríquez- Ominami Gumucio
Diputado de la República
Director de Televisión

7 comentarios:

sindicato dijo...

SEÑOR ENRIQUEZ O.

CON PENA Y DESESPERACION NOS DIRIGIMOS A USTED PARA VER SI NOS PUEDE DAR ALGUNA LUZ DENTRO DE ESTA OSCURIDAD EN LA QUE NOS ENCONTRAMOS.
SOMOS UN PAR DE MUJERES ,LAS QUE LUEGO DE MUCHO TIEMPO DE VER LAS INJUSTICIAS Y MENOSCABOS A LOS QUE ERAN SOMETIDOS NUESTROS TRABAJADORES,EN SU MAYORIA JOVENES DE NO MUCHO RECURSO Y ESTUDIANTES,DECIDIMOS DER VIDA A UNA LUCHA POR LOS DERECHOS DE ESTA GENTE Y DE TODOS NUESTROS COMPAÑEROS DE TRABAJO.PERTENECEMOS A RESTAURANTES TECNICOS S.A.,EMPRESA DUEÑA DE VARIAS MARCAS CONOCIDAS EN EL RUBRO DE COMIDA RAPIDA COMO BURGER INN, MEI LING,ETC.
LLEVAMOS CASI UN AÑO DE SUFRIMIENTO REALMENTE,YA QUE NOSOTRAS,AL SER SUPERVISORAS, O SEA MANDOS MEDIOS DENTRO DE LA EMPRESA ,HEMOS SIDO "CASTIGADAS" SIN MIRAMIENTOS POR LA EMPRESA,SUFRIENDO TRASLADOS Y PERSECUCIONES,LAS CUALES LUEGO DE EDNUNCIADAS EN LA INSPECCION DEL TRABAJO,HAN SIDO CURSADAS MULTAS EN EL PRIMER CASO,PERO YA NOS SENTIMOS DESAMPARADAS EN ESTE ORGANISMO ,YA QUE CADA VEZ QUE ALGO SUCEDE ,NOS DIFIEREN A UNA FUTURA FISCALIZACION,LAS QUE ESTAN PENDIENTES HACE MESES.NUESTRA GENTE HA SIDO PÈRSEGUIDA,LOS LOCALES ESTAN SIENDO VENDIDOS Y ENTREGADOS A UNA NUEVA MARCA Y LOS SUELDOS DE LOS TRABAJADORES SUFREN MERMAS CADA VEZ QUE ENCUENTRAN UNA FORMA DE HACERLO.
EN UN PRINCIPIO FUIMOS APOYADAS POR LA GENTE DE LA CUT,PERO LUEGO DE LAS ELECCIONES,SEOLVIDARON DE NOSOTRAS,DEJANDONOS DESAMPARADAS,EN MEDIO DE UNA NEGOCIACION COLECTIVA,LA QUE NO PUDIMOS LLEVAR A BUEN PUERTO,YA QUE NOS DEJARON DE BRAZOS CRUZADOS.EN NUESTRO AFAN POR PROTEGER A ESTOS CHICOS,YA HEMOS SUFRIDO LA DESERCION DE NUESTRA PRESIDENTA Y NO SABEMOSQUE HACER,YA QUE AHORA,JUSTO ANTES DE NAVIDAD,NOS DESCUENTAN MAS DINERO DE NUESTO SUELDO,Y NO SABEMOS QUE HACER,LOS PLAZOS DE LA NEGOCIACION SE VIERON TRUNCADOS POR EL PARO DE LOS EMPLEADOS PUBLICOS Y REALMENTE ES DOLOROSO VER COMO POR PEDIR LO JUSTO,LO QUE SE VE REFRENDADO EN LAS PRIMERAS Y MILLONARIAS MULTAS QUE CURSÓ LA INSPECCION ,NOS DESPRESTIGIAN,PERSIGUEN Y DAN UN TRATO DE TRABAJADORES DE SEGUNDA CATEGORIA,SOLO POR SER SINDICALIZADAS,LLEGAMOS EN UN MOMENTO A CONTAR CON MAS DE 100 SOCIOS Y AHORA ,CON LOS DESPIDOS ,"RENUNCIAS VOLUNTARIAS" Y NEGOCIACIONES DE FINIQUITOS,NO TENEMOS NI EL 20 POR CIENTO DE ESE QUORUM INICIAL.
AYUDENOS POR FAVOR ,POR LO MENOS A ACLARAR NUESTRAS DUDAS,YA QUE NOS SENTIMOS DESESPERADAS Y CON EL COMPROMISO DE RESPONDERLE A ESTOS CHICOS QUE CONFIARON EN NOSOTROS.

¿¿PUEDE REALMENTE DAVID GANARLE A GOLIAT??

O NOS DEBEMOS CONFORMAR CON ESTE SISTEMA QUE SE PREOCUPA CASI NADA DE LA GENTE QUE QUIERE SURGIR Y AYUDAR A SUS PARES.

NUESTRO CORREO ES
sindicaton1_@hotmail.com
www.sindicaton1.blogspot.com

ATENTAMENTE

DIRECTIVA SINDICATO
XIMENA RIQUELME
SANDRA JARA

Patrick dijo...

Marco
Leyendo el texto, me atrevo a comentarlo en un a priori, puesto que inmediatamente me vi reflejado en cuanto a mi necesidad de que nuestra TV actúe como un espectador inteligente y sagaz. También he notado la limitación de encuadre que se presenta en los debates televisivos y claro que he echado en falta que la cámara televisiva nos muestre las reacciones de la persona que en un momento actúa como oyente y deja el rol activo al que tan acostumbrados nos tiene la clase política. Con sorpresa veo en un párrafo que el formato de mirada de cámara tiene sus tabúes, no deja de ser curioso y abre un cuestionamiento en cuanto a lo que no se quiere dejar ver.
Personalmente siempre he echado de menos un buen close up en los debates, un poco más de cámara crítica, aguda, develadora, que nos invite a ver de verdad al ser humano tras el político. La limitación del uso del contraplano es evidente en los debates, al menos para los que nos interesamos no solo por el discurso sino por la psicología del candidato. Echo de menos que de verdad el debate permita no solo filtrar desde lo cognitivo, sino desde lo emocional, que es la información más primaria y verdadera que tenemos a la mano. Parece que el sistema de censura de planos tuviera como fondo algo del engaño y de la impostación, al solo permitir dejar filtrar lo simbólico pero no imaginario. Las tácticas de ocultamiento pueden ser muchas con la palabra, pero ¿y con la imagen?, también, naturalmente. Creo que estas reglas impositivas en cuanto a la posibilidad de acceder a imágenes más totales, completas, nos impiden no solo captar las tácticas de comunicación no verbal y gestual de los contrincantes, sino que también limitan la posibilidad de que el candidato sea capaz de seducirnos.

C.Velasco Aguirre dijo...

Hola.
Me gustó su blog, ya que todos podemos opinar y enriquecernos como personas.

Hoy le mandé un mail con respecto al tema de "medicamentos en supermercados".
Me gustaría que escuchara la opinión de los químicos farmacéuticos. Creo que hay que hacer algo que beneficie los bolsillos de las personas pero que no atente contra la salud.

Espero su respuesta

Muchas
graciaas

saludos

Anónimo dijo...

Tú eres el candidato a ser el próximo presidente de Chile.

Cordialmente

HELLBOY

Marco dijo...

Ximena, patrick, Señor Velasco y el anónimo,

Leí cada comentario, los agradezco, para enviarme denuncias sugiero que me escriba a menriquez-ominami@marcodiputado.cl

Un abrazo,

Marco

christian andres dijo...

un contraplano muestra la verdadera postura, atención, comprensión, entendimiento y preocupación de lo que dice el emisor del mensaje.
Me imagino que lo tienen prohibido, porque mientras el emisor habla ellos duermen, bostesan, se hacen los desentendidos, o simplemente no están.
Es una verguenza nuevamente para la clase política este tema y nuevamente tu Marco estas a favor de la verdad y la transparencia, pensando que la mayoria de las personas desconocen estos temas y lo que puede llegar a hacer una camara con sus diferentes planos.

Suerte y Gracias, próximo Presidente de Chile.

Atte.

Christian.
Publicista y Productor.

Marco dijo...

Christian

En www.marco2010.cl y en los facebook que han creado con mi nombre hay foros potentes de debate, oajala puedes meterte, un abrazo y gracias por tus palabras.
Marco