La ubicuidad televisiva contra el inmovilismo


La ubicuidad televisiva contra el inmovilismo industrial y político.

Hasta hace pocos años para todos los chilenos el teléfono era un objeto y herramienta del hogar. Hoy el teléfono ya no es de la casa, ni es de la familia sino que es del individuo. Nos hemos acostumbrado a portar cédula de identidad y teléfono celular de modo espontáneo y estamos a puntos de comenzar a mostrar el celular como parte de nuestra identidad más que cualquier otro objeto. La televisión por su parte sigue siendo del hogar pero en un futuro inmediato, gracias a la portabilidad de la señal televisiva que nos regala la TVDT (televisión digital terrestre), una de las tantas nuevas aplicaciones de esta nueva tecnología, la caja que tenemos en las esquinas de todas las camas de Chile, también será un asunto del individuo, ya no solo del hogar. La televisión y el teléfono serán del Individuo. Y al igual que los usuarios de web ya no seremos audiencias a captar en horarios peak sino que a toda hora y de diversos modos seremos autores y receptores de contenidos televisivos. La señal televisiva será ubicable de otro modo, se podrá recibir de modo impertinente. Ya no seremos cautivos de algunos programadores ensayistas ni de los miedos de algunos propietarios de concesiones. En un futuro cercano, si es que unos funcionarios conservadores o ignorantes del Gobierno no nos siguen exiliando de estas nuevas fórmulas que modernizarán aún más el acceso a la información y el derecho a la libertad de expresión, dos bienes jurídicos que siempre deben cautelarse, tendremos derecho a ver televisión a toda hora, en todas partes, y a conocer la televisión como un archivo que se copia, reenvía, se exhibe, repite, adelanta, retrocede a discreción, sin fatigar material alguno. Lo anterior será aún más trascendente para Chile y su sistema cultural y educativo cuando desde la política pública reconozcamos que más de la mitad de lo que aprende un alumno en Chile, lo aprende desde la educación informal, es decir fuera del aula, más cerca del televisor que de la LGE. Así es como además por otra parte entonces las generaciones más antiguas, incluida la tercera edad, las que se angustian frente un Outlook o transpiran frente a un excell, esas generaciones aún adversas o divorciadas de la Internet, podrán mediante el televisor pasar de una caja en colores, antigua de 40 años, emisora de contenidos unilaterales, migrar a sistemas interactivos, sistemas de tele compras, de trámites en línea, a personalizar los contenidos, entre otras tantas herramientas que son inmanentes a la TVDT. Estas aplicaciones ya plasmadas en distintos mercados del mundo le devolverán a su vez más valor al televisor, en caída libre ante la elasticidad de Internet, para las nuevas generaciones. En España, a modo de ejemplo, cada mes se consumen dos minutos menos de televisión, así como en Chile el encendido televisivo baja, lentamente, pero baja. Para los más jóvenes, varios millones de Chilenos, Internet cohabitará con aún más potencia con una televisión, que actualmente incluso para algunos de ellos ha llegado a transformarse en la calefacción, la sienten, pero no la ven o en una radio, la prenden, la dejan encendida todo el día, la oyen pero no la escuchan ni ven.
Pero a su vez Internet también deberá adaptarse a las nuevas reglas y oportunidades de la TVDT. Conoceremos la audio visualización de la web, con también nuevos modelos de negocios, y esquemas mercantiles impracticables hoy.
El proceso de la televisión digital es irreversible. Que lo anoten los reguladores y la industria. Con la alta definición como meta, la oferta de más canales, una mayor eficiencia espectral, nuevos operadores de diferentes origen corporativo, público-privado, con y sin fines de lucros, nacionales y regionales, más contenidos televisivos de pago y gratuitos, televisión en las plazas públicas, como ya ocurre en Nueva York, así como millones de celulares conectados a canales de televisión y a contenidos específicos para celulares, como en Japón, entonces las audiencias y el actual modelo de televisión exigirán una redefinición de las regulaciones del mercado audiovisual para los 12 millones de terminales celulares, para los 7 millones de aparatos de televisión, las casi 4 horas de consumo diarios de Chilenas y Chilenos y el 25% de hogares con cable.
Interacción, participación cívica y política, trámites en línea, información, alta definición y multiplex son todas aplicaciones que lamentablemente aterrorizan o paralizan a los agentes decisores tanto públicos como privados de esta industria que mueve casi US 1000 000 000. Ya éstas olimpiadas Chinas las veremos en blanco y negro, al decir de los años sesenta, y por tanto seguiremos demorando esta revolución sobre el poder, el poder del pensamiento, el poder de los canales, el poder de las audiencias. Pero la penetración de la TVDT podrá ser una revolución más democrática que la de internet, si es que anteponerde por medio el aún alto costo de la conexión.
La ubicuidad de la televisión en su doble sentido es el desafío de nuestros reguladores, canales, empresarios, legisladores y audiencias. La ubicuidad como el sitio comercial y cultural futuro por encontrar para cada agente o la ubicuidad como la define cualquier diccionario.

marco2

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es una broma¡?, que decepción..., que es este articulo?.

lo considero un diputado muy claro en sus ideas, inteligente, coherente y elocuente, pero televisión digital?

por favor este articulo es una estupidéz, ocupe sus facultades en pensar cosas más tracendentes para el país.

La reina de las huevonas chilenas dijo...

Así es, los niños aprenden más en la televisión que en sus propias aulas.
Sin dudas es un tema importante el que plantea.

Aunque suene secundario, la tv produce un impacto en la sociedad.
En mi pobla las viejas están todo el día con el microondas de la tontería encendido.Incluyo a mi madre.

A veces me cuesta creer que las familias estén más preocupadas de los problemas que se suscitaban en la querencia, que en los que se creaban en sus propias vidas.

Este fenómeno avanza y es inherente al hombre.

Me sorprende la gravedad con que se manifiesta el autor del comentario anterior.
No vamos a cambiar al país por un blog, pero sí armonizarlo.

Igual es respetable su opinión.
Pues sé que la inteligencia, la claridad en las ideas, la coherencia y las elocuencias no se le esfumararán por redactar escritos como éstos.


Saludos

simon dijo...

hola muy solida la entrevista del dia martes 16
me gusto mucho
le deceo lo mejor
adios cuidese mucho